28 de diciembre de 2009

CARTA I. 2009 Se va..

Mi pregunta fue clara, concisa, de un si, un no, una mínima explicación. Pero lo poco que obtuve como respuesta fue un suspiro, una mirada que lo poco que me otorgaba era el peor de mis temores. Te irías, esa era la respuesta del silencio que me estabas regalando. Entendí eso de “quien calla otorga”. Sentí que debía suplicarte que te quedases a mi lado, pero el único odio que pude llegar a sentir hacia ti salió desde lo más profundo de mi ser, para llegar al exterior, en forma de lágrima.
Recuerdo tu gesto, junto a tu sonrisa leve, tu mano agarrándome fuerte y prometiendo volver. No te creí, para qué engañarnos. Sabía por experiencia que mentías, que me habías mentido mil veces, y que ahora no ibas a cambiar. Pero, aún sabiendo que me mentías, te abracé, con todas las fuerzas que me quedaban. Susurraste eso de “no te preocupes, esto no es el final”. Seguía sin creerte, pero hice el esfuerzo y tragué las pocas palabras que podía decirte.
Volviste a susurrar, pero esta vez algo que me hizo apartarme de ti. Escuché un “te echaré de menos”, tan triste que me rozó la superficie del corazón, ese músculo que bombea más y más rápido mientras te escribo esta carta.
Te miré a los ojos, tan directamente que llegué a creer que nunca podría salir de allí. Abriste la boca para decir algo, y aunque nunca sabré qué, no me arrepiento de haberte creído, de haber creído que decías la verdad.
Ante mí se disponían miles de formas para responder, de reaccionar… pero ninguna me parecía adecuada para explicarte, con un par de frases, un par de gestos, que no quería verte marchar, que no me era suficiente un “te echaré de menos”, que no me eran suficiente siete horas de teléfono, ni cincuenta cartas, ni infinitos mensajes. Que lo único que necesitaba eras tú, tú, tú, tú…
Especial”. Ése fue el adjetivo que utilicé un día para hablar de ti.

La verdad, algo bastante complejo. Ese “algo especial” se basa en la manera en la que no me miras, cuando me llamas loca, cuando estás a mi lado y soy la única persona en el mundo, o cuando te vas y odio haberme cruzado contigo; cuando pasas a mi lado sin rozarme, cuando me hablas; se basa en la estúpida forma en la que estoy pendiente de ti cuando no te das cuenta.
“Especial” es simplemente darle un nombre a esa sensación a la que no estoy acostumbrada, por simplificar las cosas cuando me quedo sin palabras. No es malo, ni bueno, ni es la primera vez, igual que no será la última. Llegaste a ser el peor de mis errores a la vez que mi mejor acierto, y por un momento me sentí tan dependiente de tu presencia que no me consideré persona. Huía de ti, aunque siempre te buscaba de reojo, por si acaso estabas en alguna parte. Ser especial está relacionado con todo, con nada, contigo y con el resto del mundo, que compite sin saberlo por quitarte ese extraño lugar.


Quien negó que un te quiero es para siempre tal vez no aprendió a soñar.



Sonrie pequeña sonrisa de AMELIE..

22 de diciembre de 2009

••• Confusión


La inocencia no muere, a la inocencia la matan. La pisotean, la despedazan. La tratan tan mal que se termina marchando. ¿Donde? No lo sé. Sólo sé que aunque diga que estoy mejor sin ella, que sino luego termino más dañada, a veces... la echo de menos.Es bonito saber que si miras a los ojos de un niño, aun está ahí, brillando llena de vida. Pero es triste saber, que algún día, también se marchará malherida. Tú me miras avergonzado después de lo que me hiciste, y yo no intento calmar esa verguenza, la mereces. Pero es tan gratificante saber que ya no te quiero nada. Es tan gratificante saber que nunca más derramaré una lágrima por ti. Llegado un momento no sabía si lloraba porque te ibas o porque sabía que ibas a volver.Por lo que he podido ver de ti... eres de los que se calla cosas que en verdad desearía soltar. Eres de los que, quizá, en algún momento evita una mirada en el momento en el que más hay que retenerla. He llegado a la conclusión de que es imposible borrarte. Porque aunque a veces lo niegue, sí que he estado enamorada y ha sido de ti. Y aunque me hayas terminado lastimando, no me arrepiento. Me enamoré de la persona más increible de todas. Lo que él me hizo sentir, está marcado en mí como si me hubieran marcado la piel con acero ardiendo. Lo llevaré de por vida en mi corazón. En días como hoy me pregunto si hago lo correcto, si no estaré precipitando las cosas. No estaba segura de haberte olvidado y de pronto aparece él, caido del cielo con su mirada angelical. No quiero cometer errores, no quiero lanzarme para luego arrepentirme y causarle daño a él también. A veces pienso que debería haber esperado más, pero otras me harto de mí misma y me digo que soy estúpida por complicar tanto las cosas... por qué acaso no puedo lanzarme al vacio sin preguntarme si llevo el paracaidas? Sí, hacer todo sin pensar en las posibles consecuencias, dejarme guiar por mis corazón y no cuestionarme más. ¿Tan dificil es? No sé realmente que espera él de mí. No sé si lo que quiere es que luche por él, que lo enamore perdidamente y que consiga que estemos juntos. No sé si lo que quiere es que me conforme con el poco amor que a él le sobra y que si le agobio, poner fácil solución. Es como si tuviera todo un recorrido que hacer y me encontrara en la salida, con los brazos juntos y mirando para ambos lados. Pero no tengo a nadie que me diga qué hacer, porque esa es mi decisión... y me da miedo avanzar.
Debo sentirme culpable?- me dices
No, no es un deber, ¿sabes? Ni siquiera es un querer. Uno se siente culpable cuando hace algo mal y ello puede implicar lastimar a alguien. Pero no te sentirás culpable si no te importa nada ese alguien...
Sé que no me siento culpable. Pero ojalá lo hiciera...
Y mientras más pasban las horas más miedo me entraba y más pensaba... ¿qué hago? Estoy esperando a alguien que nunca tuve ni nunca tendré. Estoy luchando por ser tu maldito juguete. Es patético. Es lo más estúpido que hice en mi vida. La mayor locura sin sentido.
¿Pero y qué me importa? Yo solo quiero verte como ayer, rozar tus labios, sentirme pequeña ante tu mirada. Y no voy a dejar que te vayas de mi vida tan fácil...
porque, simplemente, no puedo.

15 de diciembre de 2009

EGO.

No actuamos según convenga, no actuamos por amor propio ni por amor hacia los demás. No tenemos en cuenta los sentimientos de casi nadie, y los nuestros muchas veces se quedan cortos. No tenemos compasión, y nos gusta jugar. No entendemos cuando la gente llora por despesperación, y nos creemos las únicas capaces de sentir. No nos creemos que el olvido sea tan difícil para ellos como para nosotras, ni que sus lamentos sean igual de arrogantes que los nuestros. Llevamos al límite nuestras capacidades como artistas, nos gusta mentir y pasar el rato. Las cosas nuevas y atípicas. La gente sencilla nos aburre y siempre esperamos algo nuevo. Somos capaces de dejarles por los suelos y no sentir remordimiento alguno. Nos aburrimos cuando escuchamos problemas de gente simple y estúpida, y nos gusta mencionar y exagerar los nuestros. Somos superficiales y el cuerpo humano nos atrae más que nada. La anatomía de la mujer es obvia y claramente más excitante que la del hombre, y nos gusta mirarnos al espejo y saberlo. Nos enamoramos de hombres de la mañana a la noche y les hacemos pedazos mientras nos fijamos en como caen. Así nos inspiramos, lo escribimos y vamos a por otra historia que contar. Somos gente aparentemente mucho más sentimentales que los demás, y sin embargo la realidad es que carecemos de sentimiento alguno, ya que aplastamos todos los que tenemos. Nos gusta jugar con nuestras propias emociones. Es que nos encanta jugar. Nos aburren los polvos repetidos y no tenemos sexo con gente típica de la calle. Somos fáciles pero solo nos gusta serlo con quien queremos. Nos encanta ver como excitamos a alguien actuando, y ver como sonríe cuando piensa que es el mejor hombre que ha pasado por tu vida. Es importante que se enamoren de nosotras y que nos traten de forma en la cual sepamos que somos diferentes y superiores a las demás. Que, obviamente, sabemos que lo somos. Nos maquillamos y nos arreglamos para parecer más bellas a la vista del mundo, porque nos gusta que nos señalen con el dedo y hagan comentarios. Nos gusta vestirnos de niñas y aparentar lo que no somos. Inspiramos confianza al decir que no somos perfectas y que lo sabemos, creen que es una simple excusa como la de todas. Lo decimos porque sabemos la verdad y sin nuestra capacidad de transmitir emoción no seríamos más que esas mujeres que andan por la calle pretendiendo que se fijen en ellas sabiendo que no lo conseguiran.
Qué estupido.
Y sabiendo todo esto, aun tenemos la esperanza de cambiar y encontrar la pasividad, alegría y monotonía de la felicidad junto a alguien.

-¿Sabes que es lo que más me apetece ahora?
-No, ¿el qué?
-Irme a dormir contigo.




"Y mirarte a la cara cuando me despierte, saber que has estado ahí toda la noche, con tu brazo sobre mi cintura. Con tu aliento en mi espalda. Conmigo, contigo. Abrir los ojos sin verte, sentirte. Dormirme con ganas, despertarme y darme la vuelta, y mirarte. Verte dormir. Saber que estás ahí. Sin despertarte, sin que veas que te observo. Y si no fuera por tí, y si no fuera por mí. Escaparnos del suelo, escaparnos de todo. Y que amanezca de día. Que mañana fuera igual. Volvernos a dormir, volver a acostarnos. Que el mundo acabe al borde de la cama. No hablar de más problemas, no volver a pensar en nada más. Siempre de tu mano. Siempre de mi mano. En una burbuja de acero, imposible de estallar. Irme a dormir contigo."

10 de diciembre de 2009

un 8.

Voy a pedirte un favor, o, mejor dicho, voy a pedirte el favor. Tú eras la única persona que sabía dónde guarba mi caja, mi caja de los recuerdos. Tú sabías que la vacié de ti, porque ocupabas demasiado espacio, y no podía estar eternamente ahí, porque llegan personas a las que me encantaría hacerles un hueco, y porque duele tenerte siempre ahí, cuando realmente no quería hacerlo. Me echaste, si. Me echaste porque te convenía. Saqué todo de la caja, quité todo lo que venía de tu recuerdo... Eliminé toda prueba para que, cuando volviese a abrir la cajita, tú ya no estuvieses allí.Yo saqué todo, te repito. No quedaba nada de ti en esta estúpida caja de color madera, que ni siquiera es profunda, ¡ni siquiera llega a medir 20 centímetros! Pero entonces, ¿cómo no vi el recuerdo que más quería olvidar? ¿Cómo?Si estaba ahí, junto a todos los demás... ¡Y voy, y olvido sacar que te quiero!Pero tú eres la única persona que sabía dónde guardaba mi caja... Así que, sólo quiero pedirte un favor:No vuelvas a entrar en silencio mientras duermo, para recordarme que todavía no he sido capaz de olvidarte. No lo hagas, porque no me costará nada volver a sacarte, no me costará n a d a. He hecho todo lo que debía: borré tus mensajes, dejé de buscarte, olvidé que te quería, ignoré las canciones que te dedicaba, extravié tu recuerdo, perdí la paciencia para esperarte, maldije 24 veces haberte conocido, aborrecí dedicarte acordes que nunca escucharías, odié tu nombre, tu olor, tu forma de sonreír, tus manos, tu manera de llamarme, tus ojos, tu estúpida manía de enfadarte si no te hago caso...Lo hice todo para dejar de suspirar por ti.......


Todo, menos dejar de escribir que aún no te he olvidado

18 de noviembre de 2009




Necesito autoconvencerme de que no fuiste una pieza clave en mi pasado noviembre, ni en mi abril, de que no exististe en mi agosto, ni en mi octubre, de que no has sido nada este noviembre tampoco. Necesito aceptar que después de varias semanas, el teléfono no va a sonar. Necesito entender que para esto, ya no existe el verbo esperar. Pero sobre todo, necesito salir de aquí. Necesito que no exista la ciudad llena de obras, ni los trayectos interminables en bus, ni los sudokus en el banco de la biblioteca haciendo tiempo, ni los saludos de siempre a las mismas caras de siempre en las mente, en realidad no sé si quiero estar conmigo o quiero compartir sólo mis suspiros contigo.No sabría decir cúal es el balance de este año, casi he sentido las mismas veces que me moría por dentro como que iba a estallar de felicidad. Soy así, de extremos. Tampoco creo que sea el peor que he vivido hasta ahora, aún teniendo en cuenta que todo está en carne viva todavía y necesito asentar lo bueno y digerir lo malo pero sí puedo decir que he seguido creciendo. Parece una sorpresa, como si no fuese posible aprender más después del que abandoné el noviembre pasado y dejando a un lado la arrogancia. He vuelto a aprender incluso lo que ya había aprendido el año anterior y el otro e incluso lo que hasta entonces no había imaginado que me adentraría. Creo que si hay una palabra que describa este año sería la palabra Sorpresa, sí, esa es, es la definición perfecta para bien y para mal. Ahora tengo el corazón un poco más duro pero, no hay de qué preocuparse, sigue igual de grande. Ese dolor tan asfixiante por algún motivo me abrió los ojos. Sin darme cuenta comprendí que no odiaba mi vida, mi família, mi ser, cualquier cosa que me hiciera daño, tú, las noches, morirme despacito por dentro, las canciones... Odiaba otra cosa: Nada iba a cambiar, no podía esperar nada nuevo. Así que simplemente cogía aire y me decía para mis adentros "Se puede vivir sin luz".En ese mundo oscuro donde vivía asaltaban cosas horribles, cosas sorprendentemente horribles, y algunas veces cosas maravillosas... y ya no puedo confiar en nada. Jamás fue la morfina lo que calmó el dolor. Se puede seguir sin luz. Hay quién piensa que he perdido, incluso algunos se atreven a decir que estoy perdida, que estoy extinguiéndome mientras rien minuciosamente. A mi me hace mucha gracia sus palabras... porque la verdad es que nunca me había sentido tan ganadora como hasta ahora (bueno, miento, una vez me superé pero eso es otra historia). El caso es que me pregunto... Sí un país masacrea a otro, ¿los cercanos a las víctimas deben dar gracias a los culpables por lo que el dolor que les han provocado ha conseguido enseñarles? ¿Por lo que han ganado de todo eso? Aunque es una pregunta retórica tengo que decir que sé que no es así. Pobres los arrogantes que creen lo contrario. quedan en tu iris... aunque me duelas tanto... que no quiera volverte a ver. Siento como si se hubiese parado el tiempo cuando te pensaba, como si todo se hubiera detenido por un momento y hubiese dejado de sentir hasta que volviera a ponerse el mundo en marcha y tú te has quedado inmortalizado y permanente en mi mente. Esperaba algún reproche frente a mi indiferencia pero creo que prefiero seguir siendo invisible ante ojos de iceberg. No niego que me gustaría calentarte la cara a bofetadas aunque he aprendido que las trampas no sirven para ganar, lo que pesa, a fin de cuentas, es la honestidad y tú de verdad no tienes nada así que no es mi estilo entrar en tu juego y convertirme en media verdad. Que no, que la verdad no está sobrevalorada, que ya te darás cuenta que regalándote no llegarás a ningún lado, que ahora te da igual no moverte pero luego no querrás dejar de girar y girar y no tendrás a nadie con quién hacerlo. No te preocupes porque después de algunos suspensos yo ya sé respirar. Tal vez Sekisan, perfume con olor a frambuesa y una guitarra que chapurrear sea la simple solución. Llevo días de apogeo y creo que voy a quedarme así un tiempo más. Mira si te quiero poco, que contra todo karma, sigues siendo para mí lo mejor que me ha pasado en este año interminable que está a punto de terminar. La cuestión es respirar, que no creas que no me cuesta (sin ti). El caso es que me he esforzado pero, también tengo corazón, negro, pero ahí está, palpitando y resientiéndose, no, perdón, ahora está más rojo que nunca, sí, sí, como ése de la película que no recuerdo el nombre pero todos adoran. Está rojo a pesar de ti. No soy ése tipo de personas que se rindan sin más; resbalo, ¡claro que resbalo! pero mala hierba nunca muere. Tengo el corazón rojo, supongo que eso es un final feliz. Es un adiós temporal, esto está más muerto que vivo, como la dueña. A veces va bien esconderse, nunca fuí tan valiente como pensaban.Voy a hacer las cosas bien por una vez y empezaré por el principio: La persona más sonriente y soñadora me había capturado, robándome el corazón, y en lo más profundo de mi ser, supe que siempre había sido suya. ¿Quién era yo para cuestionar un amor que cabalgaba en cada rincón y rugía como las olas del mar? Así era entonces, y así es ahora. Recuerdo que al día siguiente de descubrirlo estaba asustada, como nunca en mi vida, porque temía enamorarme por siempre y nunca tenerte. Cuando bajé el pie derecho de la cama, temblaba, cogí el teléfono para susurrarte buenos días en forma de 'te quiero', tú sonreiste tras el auricular ahuyentando todos mis temores. Tu suspiro tras la sonrisa fue lo único que se escuchó y nunca volviste a sacar el tema. Ni una sola vez en el tiempo que hemos compartido. Tampoco protestabas cuando, en los meses siguientes, encontré un corazón que me daba lo que tú no podías, pero si regresaba con lágrimas en los ojos, siempre sabías cuándo debías quedarte y cuándo dejarme sola. Más adelante, cuando dejé de engañarme y supe que no me servía otro corazón que no fuese el tuyo y volví a mirarte a los ojos, comprendí que había tomado la decisión correcta acabando con algo en lo que nunca había creído. Desde entonces, no me he arrepentido ni una sola vez de desviarme del camino para reencontrate. Sé que me tomaste por una niña cuando te confesé que te quería y que volverás a pensarlo cuando lo leas ahora pero agradezco que no te hayas ido. Y aunque nunca respondía a mis silencios, creo que ya es hora de que sepas la verdad a pesar de que siento miedo que después de mis vocablos todo acabe muy pronto: Te quiero. Te quiero por muchas razones, pero sobre todo por tus pasiones, que siempre han sido las cosas más maravillosas de la vida. El amor, los sueños, el placer, la vida, la risa.... Y me alegro de que me hayas enseñado a ver como tú ves, porque sin lugar a dudas enriquece mis días. No puedo negarte que me encantaría robarte el amor, aunque haya vuelto a llegar tarde; resulta que soy de las que piensa que no hay que rendirse por lo que uno quiere. No sabría decir qué faceta de ti me gusta más. Te adoro y te odio a veces, pero tienes algo, algo maravilloso y poderoso. Me has eclipsado, me has eclipsado hasta tal punto que no encuentro palabras para definir cuanto te quiero. Hace ya mucho tiempo. A veces duele quererte pero he dejado de reprimírmelo porque desde que te conocí has dado sentido a mi vida. Sí, típico tópico pero así es literalmente.




Llevas tanto tiempo en mi vida, que no recuerdo nada más.

12 de noviembre de 2009

Manifiesto para mi cumpleaños..

La sociedad es tan suceptible y yo tan bruta... que obviamente, no podemos llevarnos bien. Me pregunto, cuando avanzará la mentalidad de todos ellos y aceptarán los nuevos tiempos que corren, sin asustarse, sin llevarse las manos a la cabeza, sin querer ser Santa Teresa de Calcuta. Vivimos en una chapuza de mundo y ninguno somos arquitectos modélicos capaces de cambiarlo, al menos no hasta que mejoremos nuestros errores propios. Pero es muy natural que pesen más los defectos o formas de ser de otras personas, antes que hacer un alto en el camino para analizarnos nosotros mismos. El ego es la tendencia más perfecta que he conocido nunca. Estoy de acuerdo con los principios de cada uno y las mentalidades abiertas o cerradas que tenéis, pero tanta moralidad está acabando con la capacidad de ponerse en el lugar del otro y verdaderamente no, no se puede ir de juez moral por la vida porque os consume y vosotros, ante todo, sois vuestro primer acusado a espera de ser visto para sentencia. Observar es muy gracioso, pero es mucho más actuar, sobre todo cuando sale la vena samaritana de la gente. Y qué gentes. Aún así yo seguiré siendo un mal ejemplo, aunque no encaje en vuestra idealización. Nunca dije que quisiera cambiar... ¿Sabes lo que me pasa? No tengo valor. Tengo miedo, miedo a enfrentarte conmigo misma y decir "está bien, la vida es una realidad. Las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la verdadera felicidad." Yo me considero un espíritu libre, un ser salvaje y me asusta la idea de que alguien pueda meterme en una jaula, pero yo misma la he construído y me seguirá vaya donde vaya..Voy a decir mil cosas sin sentido. Así tal cual, espeluznante. No quiero recorrer la inconsciencia del dolor para llegar al punto más desesperante. Que me busquen entre la gente. Me esconderé entre la almohada, sí con almohada. No me verás si no me dejo ver, porque no miras. Ni escuchas. Ni lo piensas. Está clarísimo. Para ti claro, para mí no. Voy a traicionar a mis principios y no voy a hacer lo que quiero, porque sería suicidarnos a los dos juntos con rumbo a un infierno escalofriante. Con vistas a un mar muerto. A veces parece algo que no es, por lógica. Alegraros de que la niña ha decidido sacrificar sus sentimientos por hacer lo políticamente correcto. Lo mejor para todos. Es ese tipo de cosas que cuando seas mayor comprenderás. Pero muy pocas personas llegan a crecer porque suelen morir en el intento. Fanática o despistada. Dejándolo caer por un tobogán un día de viento. Sólo estoy apretando teclas, sin querer decir nada o queriéndolo decir todo. Pero de verdad, es simple sublimación. Si al fin y al cabo, todos pensáis lo mismo. Soy una conversación interesante. Las luces de carteles en la carretera dejan ver las señales de 'escapa, huye' ahora que quizás no es muy tarde. ¿Qué es el tiempo? Es la típica batalla en la que todos perdemos. El tiempo pasa más rápido si eres impaciente, ¿lo has pensado alguna vez? Soy yo la que echa de menos algo de ti que tú no sabes y todos los movimientos rutinarios de tu vida son el veneno de la mía. El silencio, como quien jura guardar un secreto. Si alguna vez abro la boca, prométeme que serás mi verdugo y me harás pagar el delito cometido de quien cuenta algo sagrado. Información como esta no puede caer en manos de...¿cómo decirlo? no puede caer en manos de algo que no existe. El pentágono cayendo sobre el vacío. Todos suponemos que no hay pentágono. Si las cosas comenzaran in media res tendríamos una ligera visión sobre cómo será nuestra vida. No sé, el destino podría dejar de tocar los huevos, por ejemplo. Pero yo le necesito, sin embargo. Necesito que una extraña fuerza inhumana me empuje. Levántate y camina. Me voy a llamar a mí misma y no coger el teléfono. El ring ring es agobiante. Completamente. Ahora, lo suyo, sería reeler esta sarta de palabras y organizarlas un poco. ¡Ah! Pues no pienso hacerlo, si ya total...he decidido en no dar ningún paso al frente. La soldado se retira de la batalla, mi señor. ¡Firme! Sólo quiero una playa, el olor a salitre, la ventana de mi instituto, la lluvia destapando alcantarillas, Paington, los ojos verdes de ciencia ficción, un abrazo, luchar de nuevo, ponerte grave, un mayo de 2009, llorar entre pasillos blancos, bañarme en una piscina en una noche de luna llena, recibir una poesía en la puerta del metro, agarrarte fuerte en el musical de Queen, pintar mi agenda, sentir que nada importa cuando estoy a tu lado, sentir que he nacido para esto, soportar horas y horas el olor de los óleos, que fumes escondido entre el coche y la pared, las tardes de primavera, los días de invierno, las reuniones mágicas donde la edad es sólo un número, escucharte hablar de la tí, chocarme contigo en una discoteca bajo una luz azul, correr por la plazuela para que nadie me alcance, adorar a quien luego odio, llevarlas en mi muñeca las cicatrices, consentirme desde Londres, quedarnos solos en el cine, poner la música muy alta en el coche después de bañarnos en el río, mandarte prepar mi cena por perder el juego de aquella noche, el pantano, los conos, las mañanas de sábado, el muro, el reloj de sol, los portales frescos en verano, asfixiarme hinchando globos para el salón, retardar lo más posible el estudio de la genética mendeliana, asistir sin parpadear al lenguaje no verbal de psicología, rodearme en el pasillo y sonreír, ponerme nerviosa durante el camino a su casa, perder y que cojas mi mando, que se repitan las historias y se multipliquen por dos, los conciertos del impacto, unas patatas fritas, la plaza del acuario donde esperabas sentada, volver a verte compañero de los gatos, el gato, la complicadad de mirar en el momento preciso, ser importante, las cartas del chico de los jueves bajo la mesa de segundo de la Eso, la cancion de Jueves, los castillos de arena, el palacio de Anastasio, el cojín de Winii de Pooh, la combi, horas y horas de viaje, escapar con el coche como las personas normales que andaban por Madrid haciéndome una perra fiel, Madrid, el Starbucks, el abrigo lila, los relaciones públicas, Alicia en el País de las Maravillas, el pueblo fantasma, La Eva de Alberto Durero como síntesis de la perfección del cuerpo humano, las estrellas fugaces, la inmadurez eterna, un documental sobre Rusia y las palabras adecuadas para decir te quiiero, extremoduro, fito & fitipaldis, el roce de tu cuerpo platero, sentirme libre, irme de fiesta, despertar de un sueño, perder, recuperar, amar, sentir..
Que digo lo dejo y luego nunca lo dejo..

8 de noviembre de 2009


No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni si quiera yo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto. ¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos. Hijo, cuando veas a una mujer guapa, sólo recuerda que en algún lugar hay alguien cansado de tirársela. Fíjate en ti. No lo digo con desprecio, pero fíjate bien. El material del que estáis hechos es blando y su energía depende de la oxidación ineficiente de la materia orgánica. Entráis cada noche en un estado de coma y soñáis, ¿pero de que sirven los sueños si casi nunca se cumplen? Pensáis "es cierto", pero os equivocáis frecuentemente y a la menor variación externa perdéis vuestra eficiencia. Sois alterables, sois imperfectos. En cambio yo, preferiría sentir lo que sentís. El mundo no es todo alegría y color... Es un lugar terrible, y por muy duro que seas es capaz de arrodillarte a golpes y tenerte sometido permanentemente si no se lo impides. Ni tú, ni yo, ni nadie golpea más fuerte que la vida. Pero no importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte. Y lo aguantas mientras avanzas, hay que soportar sin dejar de avanzar. ASI ES COMO SE GANA!. Si tú sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces. Pero tendrás que aguantar los golpes. Tú Dices que quieres morir por amor, pero no sabes nada de la muerte, ni sabes nada del amor.. Simplemente Veo en el mundo mucho potencial, pero está desperdiciado. Toda una generación trabajando en gasolineras, sirviendo mesas, o siendo esclavos oficinistas.La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos, no hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seríamos millonarios, dioses del cine, o estrellas del rock. Pero no lo seremos, y poco a poco lo entendemos, lo que hace que estemos muy cabreados.. Es más, creo que siempre se puede confiar en las malas personas. Nunca cambian, no te defraudan jamás.. Ahora ya no me acuerdo de olvidarte.. Simplemente tropiezo con la realidad, corro detras de un sueño.. Gano. Es fácil ganar. Gano por mucho o por poco, pero ' es ganar' . Asi que tú ¿Tan perdedor eres que no te das cuenta de lo que ganas? Uno es lo que ama, no lo que te ama.. Nadie te pidio que sufrierás, fue cosa tuya. Cuenta lo que fuimos.. Los problemas que te matan de preocupación, nunca se materializan.Los que te toman por sorpresa un miercoles por la tarde te dejan pasmada. Es extraño... aún sabiendo que tiene que terminar, cuando termina, siempre sientes ese remordimiento inevitable de "¿hice lo correcto?". Debes saber que llevo grabada una advertencia invisible: nada de compromiso. Nunca me casaré. A pesar de mis esfuerzos empiezo a notar algunas grietas en mi capa exterior. Cuando reviso mi insignificante vida, y todos aquellos hombres que he conocido, no puedo evitar pensar en todo lo que han hecho por mí y en lo poco que he hecho yo por ellos; en cómo cuidaron de mí, se preocuparon por mí, y yo les correspondí no devolviéndoles nunca el favor. Sí, creía que era la qsacaba mayor beneficio. Y... ¿qué tengo? En serio... Unas monedas en el bolsillo, algunos trajes caros, ... y estoy soltera. Sí, sin ataduras, libre como un pájaro... No dependo de nadie, y nadie depende de mí. Mi vida es sólo mía, pero no tengo la conciencia tranquila, y si no tienes eso, no tienes nada. Así que no puedo dejar de preguntarme cuál es la respuesta: ¿qué sentido tiene todo?... ¿sabéis lo que digo? Ahora que ella no puede tenerle, piensa que no puede vivir sin él.Algunas personas son graciosas. Yo nunca pretendí... nunca pretendí hacer daño, pero se que lo hago. Si te pasas la vida recordando, no te queda tiempo para vivir.. Llevas tanto tiempo en mi vida que no recuerdo nada más. ¿Quieres otro recuerdo? El miedo a la oscuridad mantiene vivas a las personas. Lo importante es que era mi amigo. Tenía un nombre, así que ahora tengo que recordarle. Si todos a los que pierdo tuvieran nombre... Yo no olvido nunca ese sonido. Lo primero que oyes es click, es tu pie, ha activado mina anti-persona, cuando lo oyes, se acabó. Pero tu cabeza se vuelve loca ¿Sabes?, tú piensas... tal vez si doy un salto, tal vez si encuentro una roca que pese lo mismo que yo. Pero no, no se puede hacer nada, tú oyes click, y a volar. No olvides jamás lo que a mi me costó toda una vida aprender; sólo tenemos un corazón, y hay que serle fiel. Si yo prefería vivir en mis sueños y seguir siendo una chica introvertida, estaba en mi derecho, ya que malograr mi vida es para todo ser humano un derecho inalienable. ¿Quieres ver lo más bonito que he grabado en mi vida?Era uno de esos días en que está a punto de nevar y el aire esta cargado de electricidad. Casi puedes oirlo, ¿verdad? Y esa bolsa estaba bailando conmigo, como un niño pidiéndome jugar. Durante quince minutos. Es el día en que descubrí que existe vida bajo las cosas, y una fuerza increíblemente benévola que me hacía comprender que no hay razón para tener miedo, jamás. Porque tambien SOMOS, lo que hemos perdido. ¿Qué buscas? ¿Algo con lo que seguir engañandote? Es la sensación esa de que siempre hay algo en medio.. en medio de lo que quiero. Ahora sé que si vas a intentarlo.. Si vas a intentarlo, vé hasta el final. De lo contrario, no empieces siquiera. Llevarás las riendas de la vida hasta la sonrisa perfecta. Es lo único por lo que vale la pena luchar. Que tanto gilipollas, y tan pocas balas. Que deberias alegrarte de no ser una persona que siempre lo ha tenido facil, que no tiene problemas, porque esas personas no suelen ser muy interesantes. Que ¿Quién soy yo para juzgar a los que quierén vivir ? Que 'Jajaja' yo no tengo rivales. Que mis caricias no se venden. Que TÚ usas el sexo para prácticar cualquier emoción menos el amor. Que ' a veces cuadno se pierde se gana ' . Que yo tambien le odio. Que nunca reconoces realmente a una persona, hasta que has llevado sus zapatos y has caminado con ellos. Que no creo en el destino porque odio pensar que no soy yo la que contrala mi vida. Que todo lo que tiene un comienzo, tiene un final.. Que si matas a unos pocos te llamaran asesino, pero si matas a un millon, te llamaran conquistador. Que cada cenicienta tiene su medianoche. Que yo soy diferente al mundo, tengo el coraje de ser yo misma. Que una verdadera geisha puede parar a un hombre, con sólo una mirada. Que cuando miras a una persona, cuando la miras de verdad puedes ver el 50% de lo que es. Querer descubrir el resto es lo que estropea las cosas. Y que me encanta el frio, porque hace que me sienta viva.

26 de octubre de 2009

No hace falta que me digáis eso de que perdéis la cabeza por eso de que sus caderas... Ya sé de sobra que tiene esa sonrisa y esas maneras y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da. Pero además le he visto serio ser él mismo y en serio que eso no se puede escribir en un poema. Por eso, eso que me cuentes de que mírarle cómo bebe las cervezas y cómo se revuelve sobre las baldosas y qué fácil parece a veces enamorarse. Todo eso de que él puede llegar a ser ese puto único motivo de seguir viva y a la mierda con la autodestrucción... Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre.Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que él aparezca de golpe y de frente.No sabes lo que es despertarte y que él se retuerza y bostece, luego te abrace, y luego no sepas cómo deshacerte de todo el mundo. Así que supondrás que yo soy la primera que entiende que pierdas la cabeza por sus ojos y el sentido por sus palabras y el alma por un mínimo roce de mejilla. Que las suspicacias, los disimulos cuando él pasa, las incomodidades de orgullo que pueda provocarte son algo con lo que ya cuento. Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada, que hace tiempo que escribo los míos. Que yo también le veo. Que cuando él cruza por debajo del cielo solo la tonta mira al cielo. Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior. Que conozco su voz en formato susurro y formato gemido y en formato secreto. Que me sé sus cicatrices y el sitio que las tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría, y me sé lo de sus rodillas y la forma que rozar las cuerdas de una guitarra. Que yo también he memorizado su numero de teléfono pero también el numero de sus escalones y el numero de veces que afina las cuerdas antes de ahorcarse por bulerías. Que no solo conozco su última pesadilla, también las mil anteriores, y yo sí que no tengo cojones a decirle que no a nada porque tengo más deudas con su espalda de las que nadie tendrá jamás con la luna (y mira que hay tontas enamoradas en este mundo). Que sé la cara que pone cuando deja ser completamente él, rendido a ese puto milagro que supone que exista. Que le he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos, y le he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que le puso el camino, y le he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana: no me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo. Que lo de "mira sí, un polvo es un polvo", y solo los sueños pueden posarse sobre las seis letras de su nombre. Que te entiendo. Que yo escribo sobre lo mismo sobre él. Que razones tenemos todas. Pero yo, muchas más que vosotras...


"Yo le quiero por muchas más razones que vosotras"

10 de octubre de 2009


Háblame antes de que suceda, háblame hoy, que este viento traerá tu voz. Dime que un día volveremos a estar, a sentir, sin límites, sin medida. Aunque no sea cierto, dímelo. Dime que la vida entonces será larga y la tristeza breve. Miénteme. Cuéntame medias verdades partidas en dos, fragmentos de mentiras que hablen del reencuentro. Alivia con tu voz la carga de conocer todas las formas del verbo adiós. Desde todos los puntos cardinales me llega tu recuerdo, tu inexistencia, destrozando todas las palabras que pensé, todos los propósitos que planeé para olvidarte, para salvarme. ¿Sabes?, no se puede medir esta oscuridad. Tendré que dejar de preguntar, pues sólo una silenciosa quimera llega por respuesta. Tendré que dejarte, te dejaré definitivamente olvidado. Seguiré pensando en otras cosas para no caer en el dolor de pensarte. Aunque sigas en todo. Tal vez, de vez …No sabía que tenía frio, hasta que tú me lo dijiste....No sabía que estaba tan rota, hasta que tú me lo dijiste...No sabía que dolía tanto, hasta que tú me lo dijiste...No sabía que me había perdido, hasta que tú me lo dijiste...No sabía que no sé, hasta que tú me lo dijiste...Tampoco sabía que podía sentir el corazón, hasta que tú apareciste...Pero de que me sirve ahora, si tengo frio... estoy rota... me duele... estoy perdida... y ya no sé nada.
¿Aunque sabes qué? creo que todo esto que siento es porqué tú me lo dijiste...

25 de septiembre de 2009

Ahora que te has marchado me invento los domingos, eso dice una de mis canciones favoritas, una de las canciones más tristes que se escribirán nunca. Hoy hace exactamente nose cuantos días que te marchaste, nose cuantos largos días.. y es esque el tiempo es así de caprichoso, lo mismo las agujas sigue un ritmo frenético como que da la sensación de no girar. La tristeza es uno de los sentimientos más extraños, puedes levantarte un día pensando que ya ha pasado lo peor, que a partir de entonces sólo pueden haber sonrisas, y de repente, por cualquier tontería todo vuelve a derrumbarse de nuevo, por cualquier tontería... que tedevuelve con intereses todos los problemas que creías superados. Como en el parchís, que te comes una y cuentas veinte, lo mismo, a una lágrima siempre la acompañan diecinueve. He aprendido a odiar los domingos, sobretodo los domingos de otoño. Debe ser que mi inventiva se ha marchado de vacaciones el sabado en un lugar de la noche y no soy incapaz de tejer ninguna historia en la que no aparezcas tú...te echo de menos. Nose cuantos días, No se cuantos días ya, y todavía espero que algún día me llames y me digas que tú también me echas de menos, que vas a volver. Larga es la espera de algo que sabes que nunca va a suceder, alguien me dijo que el amor asfixia y si eso es verdad no hay nadie que pueda sobrevivir a él. Entonces dónde están los finales felices de los que hablaban los cuentos de hadas, me siento estafada, que me devuelvan el dinero, que me devuelvan mi felicidad, queme devuelvan mi vida. ¿Te dije alguna vez que los cigarros sabían diferente después de besarte? Qué tonteria, ¿no? Se puede echa de meos un sabor, un olor, ¿tu olor? A veces me pasa que voy por la calle y alguien lleva tu colonia y entonces cierro los ojos y me pongo súper melancólicay te echo más de menos si esque eso se puede. Me acuerdo del día que obtue esto en mi podercomo que nuestra relación era tan compleja como él... puede que por eso tardara tanto tiempo en mezclar sus colores, en desmontarlo... lo hice el día que te marchaste y me prometí a mi mismo que el día en que consiguiera montarlo significaría que por fin te habría olvidado. Ahora te doy la razón, nuestra relación es tan fascinante como este cubo pero una vez desmontado ya nadie puede volver a montarlo... y cada vez que te lo encuentras detrás de algún libro viejo o debajo de cualquier cojín intentas una vez más solucionarlo, le das vueltas, intentas encontrarle la lógica pero no lo consigues. Los domingos son una prueba de fuego, es el único día de la semana que me levanto totalmente deprimiday cualquier excusa me parece buena para llamarte, incluso para presentarme en la puerta de tu casa...coger mi bici y pedalear todo lo rápido que pueda y llamar a tu puerta, pero no lo hago claro, sabes de sobra que no sé ir en bicicleta. Nose cuanto días y todavía no sé por qué los cuento, no se me ocurre nada más triste que pensar que un día me levante y lo primero que piense sea: "hoy hace exactamente mil cuatrocientos quince días que te marchaste", debería dejar de hacerlo, seguramente tú ya no piensas en mí, seguramente no me echas de menos, seguramente sonríes todo el tiempo, seguramente... Yo no lloro, yo no lloro, YO NO LLORO. Que ya sé que he malgastado mucho tiempo pensando en tí, que ya son ochenta y siete días y pasarán otros ochenta y siete más, que me voy a seguir acordando de tí todos los domingos por la mañana, que mi final feliz solo puede ser contigo, que te estoy esperando, que vengas.

15 de septiembre de 2009

- Reflexiones de mi propio mundo -

Ella, frente a la ventana abierta de su habitación, observa las primeras gotas del cielo adormecido; cierra sus ojos, prefiere escuchar los cristales de agua correr por la pared, poco a poco se empapa la pintura envejecida, los vapores escondidos del orbe levantan vuelo y el silencio hace eco, pero en sus oídos no caben más reproches...¿Porque nunca salen las cosas como quiere? Se explica desde que tenía uso de razón, sus padres le dijerón que las cosas, todas las cosas llevaban un orden, y ese orden dependia de la voluntad de cada ser humano por hacerlas mejor o peor, pero que éste podia variar segun la espontanidad de la persona, de las ganas de tomar la iniciativa, o de saber sonreirle al mundo, sólo que el simple hecho de anteponer la locura a la primera fase de hacer el orden, es el reproche de las demás personas; y de la consecuencia de tus propios actos. Hace tiempo, que ya no miraba a otras personas por la calle cuando se disponía a cantar descalza un sábado mientras llovía con el pelo empapado, o ya no se avergonzaba al ser ella misma y poder disfrutar de la condicion de amar, en el momento que se le apetecíera amar, y de la manera que se le apeteciese hacerlo, y ya no le importaba la manera que tenía la gente de juzgarle por salir de fiesta, emborracharsee, gritar, sonreir, cantar hasta quedarse afónica, ni tampoco el hecho de que gente que ni siquiera conociese hablase, contase, chismorrease de ella hasta que sus vidas aburridas le diesen la oportunidad de hablar de otra persona. Hacía tiempo que ya no pensaba las cosas cuadno las hacía, ni tan siquiera las meditaba cuando terminaba de hacerlas. Simplemente se dedicaba a vivir, se dedicaba a hablar a quien le hablase,y a sonreirle a quien le sonriese. Le daba igual que la gente susurrase 'puta', y le gritase 'guapa'. Y por supuesto, tenía presente la condicción de ser humano que tenía, con la posibilidad de errores que conlleva, y la abundancia que cometía cada día. Ella si se le apetecía comprarse algo, se lo comproba, y si quería comerse un helado un día de nieve, se lo comía. y utilizaba pañuelos cuando lloraba.. y así, desnuda, desde su cama recuerda, mira la lluvia que cae, entre las sábanas quisiera tener a alguien a su lado, alguien que esté cantando aquella tórrida canción que recuerda en días como estos, alguien que desnude el infinito, que no le tema a la humedad de la media noche..¿Cómo dice esa canción? Trata de recordar, pero siente caer una gota en su pecho, sólida y aguda. Ella abre sus ojos y la ve resbalar ¿Es lluvia? ¿Es lágrima? ¿Es sudor? Mientras se desliza trata de alcanzarla con sus dedos, la toma, la absorbe. La lluvia la salpica ¿qué importa? ..recuerda, se enreda entre las sábanas y seca su sudor, ella piensa en su vida, sueña más allá de las sábanas, más allá de la lluvia en sus ojos , ella siente su cuerpo aún mojado y luego... aquella canción. Aquella canción.. le recordaba a cada una de las pesronas que durante segundos, días, o años habían compartido su sólida vida, su sólida cama, su solido espacio.. Y había perdido tambien muchas personas por su orgullo, por su inmadurez, por su manera de dejar pasar las cosas aún cuando son las cosas más absurdas.. -y le dolía- le dolía tener que elegír, y le dolía tener que mirar a esas personas, y no poder gritarles tquiero, y tener que ver como sus entrañas se morían por hacerlo... por un mínimo abrazo, por una minima respuesta. Ella, desde las sábanas, mira la lluvia que cae, es demasiado tarde, el cuarto se hace pequeño y recuerda, siente, bebe sus lágrimas. Ella espera una caricia, manos de gasa que cubran sus heridas... Ella sueña desde las sábanas con un mundo más allá de las sábanas.. Ella sueña porque se acaben las injusticias, porque los niños del tercer mundo reciban su agua, porque la gente nose muera despues de recibir la notica de que tenía un cáncer y tuviera que luchar con esta enfermedad terminal durante años, ella sueña porque un pobre reciban su ración de pan al día, y porque el machismo y el maltrato de la violencia de género se termine. Ella sueña porque terminen las guerras, y menos esposas reciban la noticia de que su marido, o su hijo a muerto en el frente. Ella sueña con un mundo sin apuñaladas, o sin atracos un sábado de san mateo. Ella sigue soñando mientras se empapa, la lluvia la abraza, la lluvia la salpica entre las sábanas, desnuda... mientras, otra gente se preocupa, ' por si mi novio me ha dejado' , ' por caprichos' , ' por desolaciones' , ' por enfados tontos, despues de una discusión entre amigas'.. RAZONEMOS. Que es lo que tenemos, que es lo que nos toca vivir, y porque debemos luchar, y si merece la pena luchar por eso, o perder lo que teniamos, por darle puerta a algo que no sabemos, ni siquiera si va a llegar funcionar. Y mentir, y engañar.. y hacer creer una persona lo que realmente no sentimos, y tener que cerrar los ojos cada vez que vemos pasar el amor de nuestras vidas cerca nuestro. Y aún así, valorar que esa puerta que acabamos de abrir, es mas importante que todas las puertas que hemos cerrado, que todos los cruceros que hemos hundido, que todos los abrazos que hemos negado.. Y sí, El amor no es sino la acuciante necesidad de sentirse con otro, de pensarse con otro, de dejar de padecer la insoportable soledad del que se sabe vivo y condenado. Y así, buscamos en el otro no quien el otro es, sino una simple excusa para imaginar que hemos encontrado un alma gemela, un corazón capaz de palpitar en el silencio enloquecedor que media entre los latidos del nuestro, mientras corremos por la vida o la vida corre por nosotros hasta acabarnos.. Esto no es más que otra rutina, otro tatuaje en el cuerpo. No importa la causa sino el efecto. No importa que haya insomnio. Son cosas de la vida. Todos tenemos una mala noche y manos que hablan. Todos escuchamos los ruidos y nos topamos alguna vez con la soledad aunque no llueva. ¿Os ha pasado alguna vez? digo el estar escuchando a alguien mientras cuenta una estúpida historia &estar más atentos a los ruidos de la calle, a los graffitis que hay en un parque donde sueles sacar a tu perro a pasear o, incluso, en las sábanas limpias que te esperan. Se hace difícil contener todas las palabras en la cabeza y detener las que salen como respuesta, sin afán de continuar pero sin llegar a ser groseros. A veces deberían saber apreciar el silencio. Sobre todo cuando lo que van a decir no es más importante que lo que se está observando.. y por mucha ausencia de personas, o por personas que creíamos perder y jamás se han marchado, o personas que siempre se quedarán aquí.. digo, despierta, atenuante persona.Y cambiando de tema, Ni tú eres un Edward Norton ni yo una Marilyn Monroe. Quizás por eso, aunque no me gusta el negro y tu huyes de los colores, compartimos miopía con distintas dioptrías. Remueves el café con tenedores, me arrebatas el insomnio y te pones mi bata para pintar. Quizás por eso compartimos no-tiempos por la ciudad, y quizas por eso nos necesitemos tanto, y nos queremos tanto... Y si, ella, soy yo..

6 de septiembre de 2009


Soñaba y soñaba cada noche con él. Se colaba en sus sueños sin su permiso, y eso era algo que no soportaba. No lo soportaba porque al despertar se daba cuenta de lo irreal que había sido todo, entonces su corazón volvía a hacerse añicos otra vez, pero en el fondo estaba deseando que llegara la hora de irse a dormir; se abrazaba a su almohada, y en silencio preguntaba: "¿A dónde me llevarás hoy?" Y así dormía tranquila, sonriendo, hasta que el calor de los primeros rayos de sol se colaban por su ventana, despertándola... Y entonces era cuando volvía a odiarle...

29 de agosto de 2009



Me dedico a mirarte y a intentar capturar un poco de tu aliento, del aire que dejas escapar entre beso y beso, entre palabras. Me gusta beberte así, sorbo a sorbo, y saberme de memoria el escalofrío de siempre y tener las ideas claras, es decir, que voy a acabar llorando, como siempre, y que tú terminarás comiéndote mis lágrimas. Y mañana será otro día igual que hoy, quizá tan gris como esta tarde… o puede que aparezcan de una vez por todas los infinitos colores que nos prometieron de pequeños. Pero estarás tú, tan diferente como todos los días, sorprendiéndome con nuevas formas de juntar los labios, de enlazar las manos, de apoyar tu cabeza en mis costillas. Cierro los ojos y estoy allí. Estoy contigo. Y saltamos las olas y vemos las estrellas y dibujas constelaciones en mi espalda. Casi me basta con cerrar los ojos y desearlo fuerte. Entonces, noto tu mano. Siento tu mano apretando la mía y tu boca se acerca a mi oreja y me canta en susurros. Puedo oírte con sólo quererlo. Casi puedo sentirte a mi lado. Y me da el viento en la cara mientras me agarro fuerte a tu cintura. Tienes los dedos enredados en mi pelo y te encanta. Y a mí me encanta que huelas a salitre y me lleves en coche a lugares soñados. Y cierro los ojos y me veo caminando entre rocas, paseando en la arena, intentando subirme a una lancha de tu mano. Apenas necesito cerrar los ojos y ya estoy allí, ya se acercan tus labios, ya te alcanzan los míos…. Y Escúchame, no digas nada, sólo mírame a los ojos y deja que mis palabras lleguen a tus oídos, permite que mis manos te expliquen lo que siento por tí, que en un beso pueda decirte que eres todo para mí, que en una mirada intente describir la emoción que provocas al tomar mi mano. Escúchame, sé que no sientes nada por mí, que piensas que esto no puede ser, que existen mil pretextos para no arriesgarte, que crees que vas a llorar y sufrir una vez más, pero te has equivocado, porque si me regalaras una noche te entregaría mi esencia, te besaría como nadie jamás lo ha hecho, te regalaría mi corazón sin pedir nada a cambio.

23 de agosto de 2009

¿Quieres ver lo guapa que estoy cuando lloro?


Ella es una muñeca de trapo que ha vuelto a coserse por sí misma un número considerable de veces. Ella es un puzzle cadente de piezas, una semana sin sábado, un árbol al que el invierno le ha arrebatado las hojas. Es como un libro abierto, pero sin palabras. Ella es un crepúsculo de verano y una tarde de otoño, una primavera lluviosa pero a la vez alegre y un invierno amargo. Es un comienzo en anacrusa y una cadencia rota. Es un trozo de esperanza que ha sido golpeado por la vida. Ella es la sonrisa de un mundo triste, es la última hoja que le queda a aquel viejo árbol a finales de noviembre. Ella es un hueco más en este mundo de locos. Podriamos escaparnos dentro de nuestra mente, allí seguro que las cosas nos saldrian de maravilla. Cierra los ojos, y pon las palmas de mis manos en tus orejas. Quiero que te escuches a ti misma para que puedas perderte dentro de tus pensamientos.. ¿Te encuentras?

17 de agosto de 2009


No importa que se nos congelen las manos, que se cristalice la piel como un veneno que ha avanzado demasiado lejos. Yo también te pienso al despertar, aunque tu imagen se desvanezca entre las sábanas que se enfrían. Esta fábula nos ha hecho invisibles. No sabes que te nombro mientras camino, no me oyes, aunque te llevo unido al paladar. No me conformo con vivir así. Imagino que me encuentras y esta herida desaparece, que algo vuelve a poner mis pies sobre el asfalto. Me niego al anonimato, pero ya no quiero existir a solas. Necesito de ti, desespero por hallarte una tarde de frío. Tienen que congelarse nuestros huesos, yo puedo hacer crujir las hojas con mis pasos. Sólo deseo que me sigas sin mediar explicaciones, apenas revelarte con tus ojos. Aunque no. Nunca se me han cumplido los sueños. Temo encontrarte y que no me reconozcas. He pasado años creyendo que no existes, ignorando tu nombre, cerrándote los espacios. Pero alguien me ha hablado de ti. Nunca he creído en cuentos, el papel de princesa no me queda bien. Apenas una bruja con su escoba. Bastó un murmullo para anudarte ciego a mi garganta. Ahora todas las cosas del mundo me hablan de ti. La otra noche te soñé, tu aroma era suave y tenías un lunar cerca del cuello. No pude ver tu rostro. Tus brazos me sostenían fuerte, se me llenaban los huesos de espuma. Luego desperté y hacía frío. Mi cuerpo permaneció quieto entre las sábanas. Entonces se me hizo imposible regresar. Como un presentimiento breve, invertiste el sentido de mi vida. Ya no camino como antes, dudo en las esquinas, retrocedo los pasos. A veces también tiemblo. Te pareces a otros que finalmente son distintos. Primero fueron días, después semanas. Podía pasarme horas en un mismo lugar, hasta que caí en la cuenta de que no podía ser cualquiera. Me he quedado quieta sobre este puente del Pier, decidida a quemarte los ojos si apareces. Tarde o temprano pasarás por aquí; se trata de un lugar estratégico. Como un viceversa que no sabe de atajos; ni tú ni yo estaremos libres. Enciendo un cigarrillo y empiezo a observar. La ciudad se ve distinta desde aquí. Las personas pasan rápido y no hablan. Atardece, se encienden las luces de los coches. Hay una mancha sobre el mar, no creo que exista otro igual en el mundo. Cuando aparezcas, me gustaría preguntarte si piensas lo mismo. Algunos turistas toman fotografías, no entiendo lo que dicen. El viento desordena mi pelo, guardo mis manos en los bolsillos. Recito un verso de memoria"... sin embargo te advierto que estamos cosidos a la misma estrella...".De pronto, alguien toca mi espalda, pero yo no me atrevo a mirar.

4 de agosto de 2009


¿Qué sientes?
No te preocupes. Mucha gente piensa como tú. Mucha gente siente como tú. No estás solo. Incluso si quieres. Cierra los ojos y piensa en tu vida. ¿Te gusta? ¿Eres feliz? ¿Te sientes mal? ¿Qué sientes? ¿Qué piensas? Cierra los ojos. Respóndete. Sólo puedes responderte tú mismo. El resto es nada, nada de nada, no importa. El resto es una estafa, es un estúpido juego o quizás una broma. Cierra los ojos. ¿Qué sientes?

Se escapan las palabras a mi entendimiento y las sonrisas se vuelven amargas, ya no hay sueños tras el espejo... ni aquella luz en tu mirada. Llega la noche, al fin terminó el día. Canta un reloj insoportable, tic-tac tic-tac... Pierdo la mirada tras los cristales de mi ventana, donde la luna se esconde bajo un cielo gris de Agosto. Una noche más sin estrellas, otro día sin un ''te quiero'' cara a cara que yo sienta realmente... Podría reír o tal vez llorar... pero se me escapan los motivos. Y me pierdo como cada noche entre las sábanas, con un ojo medio abierto por si la ilusión quisiera regresar. Duerme el mundo... Llora el cielo... tic-tac tic-tac...

29 de junio de 2009

. Búscame, como antes hacías. Encuéntrame y déjame preguntarte, con los ojos hinchados de extrañarte de una manera tan irracional, si no me quieres. Si nunca me has deseado como si te fuera la vida en ello. Si al mirarme no sentías a tu alma volcarse en el infinito de un color, empaparse de la dulzura del no poder apartar los ojos de mí, erizarse al sentirse unida a la mía. Déjame preguntarte si no te refugiaste en mi aliento aquel día y si no te estremeciste cada vez que mis roces elegían tu cuerpo. Si nunca has querido levantar el rostro y mirarme de frente, emergiendo ante lo soñado, borrando mi boca al acariciarla tantas veces como tu temblor te lo permitiría, combatir mis ganas con las tuyas, regalarme tus manos y tu azul y borrar la herida que causó el silencio. Contéstame, y dime por fin que eres real, que eres un sueño con fundamento, que podré tocarte sin miedo a que te evapores. Que no tendré que temer cuando abra los ojos. Que te encontraré a mi lado.

20 de junio de 2009


Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.
Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»). Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón. Y porque ahora? Por qué? ¿Por qué me haces esto? ¿Esque no entiendes lo que duele, hasta qué punto me haces daño? No, tu no entiendes lo que significa esa palabra. Te gusta confundirme, pero ¿por qué? ¿por qué lo haces? Solo quiero que me respondas, esque no ves que por mucho daño que me hagas yo voy a seguir queriéndote como una puta gilipollas?, que por mucho que quiera odiarte mi corazón necesita abrazarte? Esque no entiendes que te necesito? Que te necesito para respirar, que necesito a cada poro de tu piel para sentirme viva y que me muero si tus ojso dejan de ser mis ojos? No seas tan cobarde y admite de una puta vez lo que sientes, porque sé que sientes algo por mí, algo grande, pero eres un imbécil que preferiría morirse antes de aceptarlo, antes de admitir que soy la razón por la que te levantas todas las mañanas, pero también la razón por la que no te quieres despertar. No me hagas más daño joder, y no te lo hagas a tí, ¿por qué tienes esa manía de hacer difícil lo fácil? Nunca lograré entenderlo..




Recórreme el alma, bébete mi cuerpo, erízame la piel con tus besos, respírame al oído y folláme hasta que se agote el último gemido de mi corazón.

10 de junio de 2009




Me gustaría hablarte de él, desde la abrumadora distancia que nos separa y desde la complicidad cotidiana que nos une. Como si este aire nocturno & fresco no me trajera su aroma, como si no dijera su nombre en cada verso, casi sin despegar los labios, como si no me acompañara siempre su voz, como si la ternura no estuviera siempre vestida con su ropa. Me gustaría decirte cómo le extraño & cómo cierro los ojos y disfruto (lo dice una canción), echándole de menos…. Las palabras que escribimos se me enredan en los ojos y en la piel, va llenando el cajón de los recuerdos y me tiembla en la boca la sonrisa. Quisiera contarte, cómo es cuando brilla su mirada y se refleja en los hilos de mi blusa, cuánto dice, cuánto calla. Y hasta, a veces, cuánto calla lo que quisiera decir y no se lo permite la imagen del espejo. Junio se adormece, vuelan las preguntas, huyen las respuestas y sigue este sueño, dormido y despierto, revoloteando entre mis versos. Quisiera decirte cómo es cuando tiembla y dice mi nombre, con todas las letras, y suena a piropo, y sabe a café, y sonríe y brilla, sólo para mí, porque nadie sabe, porque nadie entiende este mundo nuestro hecho con besos de papel y miedos pequeños que se enredan en las piernas y sonrisas que quisieran ser abrazos. Quisiera contarte, desde esta ventana, a la que se asoma sin verme los ojos, cómo es primavera si él está a mi lado, cómo me descubro siguiendo sus pasos, cómo soy la cómplice de esta luz que alegra los días, los meses, los cajones, las palabras que nos regalamos, y escondemos, y rompemos… Quisiera decirte cómo es de bonito sentirme a su lado y escuchar su voz, cercana y amiga, saberme esperada, saberme querida, aún en la distancia de años y años sin saber que estaba, sin saber quien era… Mirar el reloj, escuchar atenta sus pasos serenos, mirar la sonrisa, retenerla acaso y detener el tiempo. Luego, recordarla en silencio, ya de madrugada, y convertirla en versos… Quisiera decirte cómo le echo de menos, cómo no se aparta de mi pensamiento y se queda quieto, enredado en mis párpados, en ese momento, de creer en las hadas, entre la vigilia y el sueño. Te podría hablar, si no fuera un secreto, de sus manos tibias que sólo rocé un momento, y de todo el miedo, como un muro de piedra que obliga al silencio. Pero la memoria no calla, recuerda, como yo recuerdo todas las palabras…, las leo y releo, temblando y sonriendo, tarareo canciones que, a través del tiempo, nos dibujan y dibujan este clandestino y sin embargo inocente sentimiento. Ese miedo que nos deja sin aliento, que nos calla y nos detiene, que nos aleja a veces, que nos une sin remedio, que nos persigue y nos muerde… Quisiera contarte cómo es ese miedo, pero se me escapa, porque él lo custodia, vigila y protege, no lo deja fuera, lo esconde, lo aleja…, y en un arrebato de luz en sus ojos, cuando nadie mira, yo leo en sus labios que me dice «guapa», y tiemblo, y sonrío, y digo su nombre, todo con mayúsculas, sin punto al final, sonando a «te quiero». Quisiera contarte, desde esta ventana, el olor a limpio de su cortesía cuando empuja puertas y paso delante, cuando, en un susurro, le siento mirarme, le dejo instalarse en un rincón antiguo que tiene mi alma y que sólo es mío, y que ahora es nuestro… Me veo en sus ojos como en un espejo, y no soy la misma que tú conocías, me siento tan niña, tan joven, tan embelesada, tan llena de vida… Quisiera decirte qué es esto y no puedo… Como en un susurro, tan cerca y tan lejos, escucho su voz…, «mi niña».

5 de junio de 2009


No sé si decir que no lo merezco, aunque no sé si lo merezco. No sé si perseverar &, ¿triunfar? No sé si hablar o callar, aunque creo que es mejor hablar a escupir porque ya sabe a rancio de tanto tiempo que estuvo guardado. No sé si decir te quiero o darte un beso o las dos cosas, o las tres. No sé si esperar, ¿esperar qué? No sé si lo siento o lo pienso, ojalá se pudieran las dos cosas. Ojalá yo pudiera las dos cosas. No sé si mirarte, aunque tengo miedo de que te des cuenta de demasiadas cosas & yo soy extremadamente transparente. No sé si quiero que coseches lo que sembraste antes o quiero que siembres de nuevo & cosechemos juntos. No sé si quiero verte llorar & darme cuenta de que me quieres o prefiero verte reír & reirme contigo. No sé si las cosas REALMENTE pasan por algo. No sé si en TODO lo malo hay algo bueno. Sí sé que quiero tu compañía toda mi vida.· Si realmente significamos ser el uno para el otro, entonces no hay nada de que preocuparse, nos podemos esperar eternamente. Mi corazón está difuminado, no tiene forma. Cuesta verlo & entenderlo &, sin embargo, a veces late. Sólo a veces. Pero luego le entra el miedo & se pierde, se hace pequeño en mi escritorio. Muy muy pequeño. Tanto que de golpe cabe en la palma de mi mano & tengo que tener cuidado para no estrujarlo porque en él está escrita la palabra que nos une, la misma que a veces nos aleja. En esos momentos el pánico se camufla, se acerca con sigilo para susurrarle que al final siempre tambalea & se cae.

Sin embargo hoy, un día cualquiera, sin miedo lo coloco en la yema del dedo & te lo entrego.

28 de mayo de 2009

Despedida de una despedida.



Y poco a poco fui despegando la vida de las cuatro paredes que me habían oído llorar, gritar, gemir, reír, susurrar & roncar, & en cada trozo de ella percibía el olor del recuerdo. Retiré con calma mis entradas de conciertos, mis recortes de periódico, mis fotos, mis dudas & mis errores, mis pasiones, mi entusiasmo, mi crecer prematuro, mis canciones. Sin embargo quedaron las marcas de todo aquello dibujadas con polvo, como si fueran cicatrices del tiempo, & las sentí en mi piel, sentí las rodillas que me golpeé en los bordes de la cama al intentar subir cuando mis piernas eran todavía demasiado cortas; & sentí el sudor frío en la nuca de esos días en que temía el ataque de los monstruos escondidos en la oscuridad del armario; & el temblor en los dientes cuando me desnudaron por primera vez, & esa torpeza; & la desesperación constante de no encontrar nunca lo que buscaba hasta que tomé la decisión de organizarme, porque llegó un momento en el que habían tantas cosas que empecé a colgarlas del techo; & el orgullo de desterrar los libros viejos a la habitación de la enana, porque ya era mayor para leer esos lomos de colores llenos de letras enormes & dibujos cada cinco páginas.Y después de aquello, después de haber empaquetado los diccionarios, la arena del desierto & la de la playa, los silencios, las confesiones, las guías de viaje, las noches compartidas, después de haber colocado a Shakespeare & a Hopper en una misma caja, & de que la colección de cargadores de aparatos electrónicos acostumbrados a pedir turno para el único interruptor de mi cuarto estuviera ordenada por primera vez desde que los saqué del envoltorio & como no ha vuelto a estar desde ese día, & después de haber guardado con más cuidado que nada de todo eso mi máquina de hacer magia, de crear sueños.. sólo después de aquello me centré en la ventana. Mi ventana. La ventana que me daba los buenos días por las mañanas desde los cristales a los que nunca bajaba las persianas.Y salí a darle un vistazo –un último vistazo– a aquél edificio de color marrón, y sentí en mi nuca el suspiro de aquel día.. cómo si el tiempo, hubiera enterrado todos mis pasiones en ese cuarto, mis, tus, nuestras pasiones.. Cerré los ojos & ví nuestro estanque & nuestras palmeras donde los pájaros madrugaban hasta los domingos, volví a abrirlos pero sólo estaba en ese edificio en el que en catorce años apenas había visto gente, aparte de los que acudían por las calles sin rumbo, con la mirada perdida.. en un pueblo donde la soledad se refleja en las calles.. Y recordé la promesa que le hice a un antiguo compañero de besos de volver allí algún día, & lo recordé con cariño, porque era una propuesta lejana, que sonaba como si nunca la hubiese tomado en serio, a pesar de que, sinceramente, sí lo hice. Y más que nunca tuve consciencia del tiempo & de cómo cambia las cosas. Y entonces me vino a la cabeza el tópico latino “tempus fugit”, aunque preferí simplificarlo con un “cómo pasa el tiempo”. Y con la ligereza de ese tiempo, me cubrí las muñecas, muñecas llenas de cicatrizes, & escribí por última vez desde ese cuarto. A mano.

11 de mayo de 2009

Se siente más sola que nadie en este mundo. No tiene nadie que le caliente la cama, ni nadie que le prepare el desayuno en las mañanas nubladas. Nadie que le haga encender. Ni nadie que le haga vibrar los domingos de ausencia. Y aun así. Aún así, quiere darse compañía. Se tumba en la cama justo cuando le pesa el día. Cierra los ojos. Aunque su mundo no desaparece. (El mundo no desaparece cuando cierras los ojos, ¿verdad?) Se aísla, eso sí. Se aísla de todo lo tangible. Y se deja llevar. Dibuja todo su amor en su propia piel. Toda la necesidad en su carne. Sus ganas. Su deseo. Te quiero quiere chillar. Pero no tiene a nadie a quien hacerlo. Y sigue, con fuerza, con odio. Con toda la rabia del mundo. Se acaricia, se juega, se siente, se huele, se desea. Le desea. Al ser sin cara, al ser sin cuerpo, al ser sin alma, al ser sin ser. Se dibuja, respira. Se tuerce, tiembla. Tiembla y ahora. Se rompe, se rompe, se rompe. Explota en mil pedazos. Y es entonces cuando se siente llena. Se siente llena de sí misma. Pero vacía. Es un llenovacío existencial.

30 de abril de 2009


Te esperaré, sé que estás ahí, lo presiento, & aunque te busco & no te encuentro, sé que existes más allá, donde aún no he llegado; este amor tan intenso que guardo debe tener destinatario, me niego a desechar ese anhelo que llena mis días, que desvela mis noches; te imagino cerca o lejos, expectante & perdido, sin hallarme ni en el espacio ni en el tiempo, & te envío mi enclave con el viento en suspiro. Sé que no me escuchas, pero puede que me sientas como yo te siento. En qué dirección lanzar a la brisa mi llamada, por si la oyes. A veces, frente al mar, te percibo en las olas & en las caracolas que la marea remansa en calma orilla tras noche de galerna, & ese batir de espuma en los acantilados me trae tu voz que clama por ser mi sal & mi arena, verbo que recala en la gruta de mi pena. Te respondo en grito de silencio, se devuelve el eco rebotado en eterno resonarse, & oteo el horizonte, mi mirada navegando mar adentro; aterido está mi corazón sin tu presencia, los ojos secos de tanto llorarte; pero resistiré los embates de mi infierno, sobreviviré a ausencias & lamentos hasta que los dioses de nosotros se apiaden o hasta que el azar nos redima nuestro duelo. Nunca será tarde, amor, para tocar el cielo.





· Y aunque quizás debería, mentiría al decir que te olvidé.


22 de abril de 2009


Me sentí completamente feliz. Todo desvaneció, menos mi amor & mis ganas de verte. Como una chiquilla ilusionado, seguí & no me importó nada. Me interesó poco todo lo que podía pasar, pero no tuve tiempo de pensarte. Una brisa de verano, paso por mi mente & fue lo suficiente para no olvidarle. Le quiero tanto, & me duele no poder decírselo. Me agobia el beso que jamás debiste darme.

21 de abril de 2009

Ya casi me había olvidado de tu cara, estaba empezando una nueva vida, en la que me había prometido no incluirte. Te habías marchado de mi camino & jamás quise ir a buscarte porque supuse que si te habías ido debía ser porque no eras para mí, o por que quizás yo no te merecía. Hoy me pongo a pensar, viendo fotos viejas & contemplando ese aire de tristeza & brillo particular que siempre vi en tus ojos, que tal vez nunca conozcas a alguien que te quiera como alguna vez lo hice yo, alguien que muera por tí como lo hubiera hecho yo, quizás nunca aparezca en tu camino la persona que pueda decirte todos los días de su vida que te ama con locura como lo habría hecho yo. Ahora es tarde, ahora ya no quiero amarte, ahora quiero salir adelante y para eso es necesario nombrarte para no volver a equivocarme, aunque muchos digan: " nombrando no olvidas ", puede que sea cierto pero yo lo necesito, necesito saber que alguna vez marcaste tanto mi vida & que por una razón u otra no pude tenerte, es eso lo que me hará fuerte & será la solución a este delirio que tengo en este momento. Deseo subirme a un bus e irme lejos, caminar por la calle & pasar inadvertida en un lugar donde nadie me conoce. Quiero dejar los zapatos & andar con zapatillas, quiero dejar las chaquetas, quiero olvidar que debo comportarme & de una vez por todas andar desordenada, quiero que llueva & correr bajo la lluvia, quiero tomar helado si hace frío, quiero olvidar tu voz que dice 'te quiero', quiero dejar de sentirte en las noches, quiero olvidar esos cuentos de niños que solias contarme,, quiero olvidar ese momento en que te prometí que estaría por siempre, quiero...quiero irme & luego regresar para ver que sí pude.





·Me devolviste la tranquilidad, la calma. La dulzura de cerrar los ojos minutos & minutos, & confiar que un abrazo era lo más maravilloso que existía.

16 de abril de 2009

Un 25 de Octubre..


Y me siento estúpida. Sin solución. Si te dejo ir, no creo que hagas nada para volver. Vas a pensar que es lo mejor. Si te sigo esperando, si te sigo buscando, sé que te gusta. Pero me siento estúpida. Sé que me quieres cerca, pero quiero que hagas algo para que me quede cerca. Si pudiera hacer desaparecer tu pasado, tus dolores. Tus desilusiones. Si pudiera espantar tus miedos, secar tus lágrimas & darte un nuevo aire. Si pudiera ser quien te rescate, quien te haga sentir que se puede. Si pudieras creer en mí. Si tan solo pudieras ver un poco lo que hay en mí. Si el destino nos volviera a unir. Si la distancia no existiera. Si pudiéramos fundirnos en un abrazo eterno & dejar atrás nuestras tristes historias. Si nuestro presente fuéramos nosotros, & no la nostalgia de otros momentos. Si me quisieras más de lo que tengo miedo que me quieras. Si sirviera de algo estas fuerzas & estas ganas. Si la voluntad pudiera traerte a mi lado. Si supieras que te busco, día & noche. En cualquier lugar. Si supieras que eres mi primer pensamiento del día & mi último antes de dormir. Si supieras
que necesito soñarte & abrazo mi almohada pretendiendo tu cuerpo a mi lado. Si supieras la desesperación correr por las venas & la necesidad de tu calor que me hace temblar el pulso. Si supieras que extrañarte duele en la garganta, en los músculos, en la piel & en los poros. Si supieras más de mí. Olvida todo lo que haya podido decirte hasta ahora, no me arrastres, no me asustes, vete lejos… pero no sueltes mi mano. Sinfín de verdades dolorosas & punzantes, que todavía no alcanzo a contarte. ¿Yo? Un cuerpo común, común & corriente, que se sabe imperfecto, pero aún así está deseoso de tenerte. Recuerda, que una noche empecé a morir por ti.




Y cuando vayan a romperte el corazón,
bajo las banderas piensa en mí...

15 de abril de 2009

Sólo quiero, un poco de Tí.


Solo quiero mirarte a los ojos, que tu alegría lleve el timón . Quitarle a tu mirada ese horizonte de escombros, prescindir de una vida sin tu olor. Yo solo quiero verte subida cada mañana a un unicornio azul en mi colchón. Y que no se disocien nunca tu cuerpo & mi cama & ser la portavoz de nuestra revolución. Yo solo quiero el tic-tac de tu pecho para dar percusión a esta canción. Que la saliva sea el punto de encuentro & que el jurado de tu sangre falle a mi favor. Yo solo quiero la banda sonora de tu alma para que escuchen en cada rincón. Que mis caricias no se tiren más por la ventana al ver que tu espalda no apareció. Y que el corazón pueda cumplir su oficio & ser tan imprudente como exija el amor. Que lo único que quiero a estas horas es poner besos en cada paralelo & meridiano de tu cuerpo. Así que déjame creer que aun me quedan mil maneras de amarte coordinando mi oleaje & tus caderas. Que lo único que quiero a estas horas es que tus besos emigren todos a los afluentes de mi cuerpo. Así que déjame creer que aun nos quedan primaveras & metamos este otoño en una caja de madera. Yo solo quiero darte carnavales, que tu disfraz sea tu ropa interior. Y ofrecerte un catálogo de besos en lugares donde tan solo alcanza el corazón. Yo sólo quiero empezar contigo un curso intensivo de quitarnos la ropa y el dolor.Y que cada noche nos expliquemos los motivos de no exigir ninguna explicación. Yo solo quiero un sobresaliente en las asignaturas de tu piel. Y darle un listado de razones a la gente que expongan que quererse es un deber. Yo solo quiero hacerle una bufanda a tu alma perderme entre tu falda & tu jersey. Irte a buscar cuando salgas de clase & mañana tomar tu pulso sin tocar tu piel. Y que el corazón pueda cumplir su oficio & ser tan imprudente como exija el amor. Que lo único que quiero a estas horas es poner besos en cada paralelo & meridiano de tu cuerpo.

Vuelvo:) Intenaré subir un texto, todos los días..

14 de abril de 2009

Vuelvo..

Y recorriste con tus labios mi clavícula, escribiendo palabras de amor, tinta sobre piel en una noche de ausencias & tristeza.

8 de febrero de 2009

Caminando sobre suelo mojado..

Se cansó de caminar sobre los charcos… De sentir el suelo bajo sus zapatos mojados… Cada paso que daba mojaba aún más sus pies… fríos & arrugados de tanta agua… Comenzó a correr, con desesperación… como si le fuera la vida en ello, comenzó a sentir como el viento luchaba contra su carrera, & llevaba hacia atrás sus lágrimas, que, desafiando las leyes de la gravedad, no llegaban a tocas sus mejillas… Entró en el edificio, & comenzó a subir, peldaño a peldaño, sin disminuir la velocidad, su corazón estaba acelerado, su pulso, roto… pero siguió subiendo… Cuando dejó el último piso atrás, se encontró frente a una puerta, & la abrió… entonces, exhaló con fuerza, como si de su último suspiro se tratara, quiso sentir el aire frío entrando en sus pulmones, & hasta sintió un pequeño calambre en la sien… miró a su alrededor, todo estaba desierto… El mundo bajo sus pies… El cielo sobre su cabeza... Volvió a sentirse minúscula… pero esta vez no le importó, ese era su objetivo, ahora quería esconderse, desaparecer aunque fuera sólo un momento, lo que más le dolía, era no poder huir de si misma… -“Bueno, no se puede tener todo”-… pensó con amargura… Avanzó y se sentó en el bordillo, se quitó los zapatos… & los lanzó al vacío, observando como caían… cerró los ojos y aspiró fuerte, muy fuerte… hasta que le dolió… Sintió el aire frío de esas alturas acariciando su rostro… Sólo quiso que la ataran a un sentimiento… sentir que aún podía ser maravillosamente amada… sentir un aliento en su nuca… un susurro en su oído, un tacto cálido en su cintura… & vino a su cabeza cuán absurdas podían llegar a ser sus aspiraciones… si ni siquiera podía mantener sus pies secos… & los zapatos en ellos… Y pensó con amargura… -“Bueno, no se puede tener todo”…- Miró al cielo… del que colgaban miles de estrellas, y levantó su mano, cerrando un ojo, con su pulgar, tapó la luna… se rió de su tontería, & también cayó en la cuenta, de que lo hacía por primera vez en días, lo de sonreír… porque las tonterías eran su mejor oficio, &… de que podía tenerlo todo abriendo su ojo & dejando el pulgar, y su mano, al calor del bolsillo… Bajó de su improvisado asiento, & agradeció estar en su edificio, después de todo, no debía ser agradable, pisar mojado con los pies descalzos… Caminó los metros que la separaban de su hogar con un paso lento… relajado, miró a la luna & le guiñó un ojo, decidió guardar su miedo y los charcos de su alma, junto a su pulgar… en un bolsillo “Bueno…- pensó-… quizá puedo tener más… de lo que pensaba…

7 de febrero de 2009


Y tú me pedías perdón a mí por haber huido. Lloraste & diste tus razones... ¿Acaso puedo yo llorar & dar mis razones? Os diré simplemente que amaba. Cuando vi que te alejabas dejé de ver, de sentir , de oír , sólo pensaba en que te ibas ... Solo pensaba que mi amor se iba & solo quería estar con el. Dime, a cuántas amaste después de mi? a una? diez? alguna? ninguna? Te besaron con mis labios, te tocaron con mis manos, gritaste mi nombre en la oscuridad...En una película dijeron que aquello que se pierde, se pierde. Muchas veces, desde que la oí, me he quedado pensando hasta qué punto esa frase era cierta. Hay veces que perdemos algo, creemos que nunca más volveremos a recuperar & de repente un día aparece de nuevo, bajado del cielo, dispuesto en exclusiva para nosotros. Pero las cosas hay que ganárselas, ¿no? Otras veces las cosas se pierden & nunca más vuelven. Recuperar lo pasado es llamar al viento & pretender que venga. No nos corresponde a nosotros el deseo de que vuelvan, lo hemos provocado así & nos lo hemos ganado. Punto final. Y también existe aquello que creemos perder & en verdad nunca se fue. Y dentro de este grupo entran todo tipo de cosas: una amistad, una relación con algún pariente, un objeto preciado que aparece en el lugar menos pensado… Y lo sentimental, el amor. Creemos que el deseo se ha ido, que la necesidad ha desaparecido, que los sentimientos van caminando por otro camino desconocido, comienzas a sonreír más, parece que se va, se va, se va… Pero no. No se ha ido & un olor es el que te lo recuerda. Los días que mejor estás, sin que te duela levantarte de la cama, todo el universo parece conspirar contra ti: recuerdos por todos lados, su nombre en boca de todos, olores, palabras, películas, canciones. & es entonces cuando te das cuenta de que hay cosas que crees perder & nunca pierdes.

6 de febrero de 2009

¿A dónde iban?

Mantenía la cabeza bien alta, pero aún seguía observando los rastros de su propia tristeza. Se había marchado noviembre & con él, la posibilidad de volver atrás. Un nuevo mes que se había llevado consigo horas de trabajo, lágrimas, sueños, esperanzas pero nunca su recuerdo. Lo seguía sintiendo en el medio del pecho. Persiguiéndola día & noche.

Acorralándola a cada hora. Acosándola con canciones, lugares & momentos que lo traían una & otra vez a sus sentimientos. Los días parecían semanas, las semanas meses, & los meses años. Sentía rechazo por las frases armadas que predicaban que el tiempo curaba todas las heridas. Para ella no existía cura. Sentía que lo había perdido todo & que su corazón se había desgarrado, convirtiéndolo en cenizas que se iban alejando con el viento de un nuevo invierno. Le regalaba las horas al tiempo, desperdiciándolas en encontrar un por qué & un cómo. No entendía como un amor tan grande, de un día para el otro se terminaría. Como esa historia, desaparecería. Esa noche volvió a ser como las últimas noches de su vida. Un café en la madrugada, & la misma pregunta antes de decir hasta mañana ... ¿A dónde iban los sueños & las esperanzas cuando éstas ya no eran más compartidas? Se había quedado estancada en aquella primera noche, en aquellos primeros besos, de mucho tiempo atrás.

Escribo..


Escribo porque tengo una necesidad innata de escribir. Escribo porque quiero leer libros como los que escribo. Escribo porque estoy molesta con todo el mundo. Escribo porque adoro sentarme en un cuarto todo el día escribiendo. Escribo porque puedo participar de la vida real solamente si la cambio... Escribo porque tengo miedo de ser olvidada. Escribo para estar sola. Escribo porque tengo una convicciòn infantil en la inmortalidad de las bibliotecas, y en la manera como mis libros están en el estante. Escribo porque es emocionante convertir todas las bellezas y rarezas de la vida en palabras. Escribo porque quiero escapar de la sensación anticipada de que hay un lugar al que debo ir pero al que -como en un sueño-, no logro llegar. Escribo para ser feliz...

5 de febrero de 2009

Solo en mi recuerdo..

Lo nuestro era ilusión en polvo. Fatídicos acordes de sentimientos atrapados en la piel. Palabras que se ahogan en el oscuro silencio. Mías, tuyas, nuestras… que más da. Lo nuestro eran miradas pausadas, aunque su efecto durara tan sólo una milésima de segundo en el espacio, dentro de mis cavidades eran una eternidad. Eran abrazos, abrazos con olor a ti. Lo nuestro, eran detalles pequeños, sin bellezas que abrumaran. Eran poemas, poemas basados en San Valentín, porque sin ti, ese día no cobraría significado. Lo nuestro eran vientos que soplaban con la furia de un huracán, pero que apenas te acariciaban la mejilla. Era negar nuestro destino, era no aceptar lo que estábamos viviendo. Lo nuestro eran dudas, sin respuestas. Eran imágenes, sin sombras. Lo nuestro eran suspiros, eran lágrimas que hablaban de nosotros. Era llorar a escondidas para no defraudarte. Lloraba porque vivía cada día sin vivirlo. Vivía sólo para entregarte miradas, mis energías, mi vida en un segundo & poder sonreír al saber que te quedarías solo por mí. Vivía para amarte eternamente en mis sueños. Vivía para escuchar tu dulce voz, haciendo eco en mi corazón, corazón desértico lleno de dolor. Vivía para aprender uno del otro, aunque nos hiciera daño. Yo, que creía que la palabra nostalgia sólo se usaba en canciones & poemas demasiado cursis para encontrarles sentido. Yo, que lo veía como un término de esos que sólo sirven para personas que mienten. Nostalgia de las palabras que no sabías decir & no hacía falta buscar. Nostalgia de adivinarte con prisa. Nostalgia de ese poco tiempo que nos daba para tanto. ¿ Y después de estas palabras? Cmo me gustaria que estuvieras aquí, sentado a mi lado, agarrándome la mano, cómo me gustaria decirte lo muchísimo que te quiero, cómo me gustaria que esto no acabase nunca..Me miras. Y tus ojos se pierden sin saber hablar. Pero me dices, me gritas, me sientes. Todo en silencio. Me quieres. ¿Desde cuándo? Echemos la vista atrás -alto, no dejes de mirarme. No sueltes mis ojos - & señalémoslo en el calendario. En rojo, en negro, fatídico, magnífico. Absurdo o eterno, solo nosotros. En realidad, & lo sabes mejor que yo, no podemos. Somos atemporales -sigue mirándome - & lo seremos siempre, como si hubiéramos dado un salto al vacío y, en medio de la caída, sin saber cuándo, nos hubiéramos cogido de la mano. Y sin fecha en el calendario, te miro, & el corazón me da volteretas dentro del pecho. Será, quizás, porque te quiero. ¿Y tú? -vuelve a mirarme - Tú también, sabe Dios que estoy en lo cierto. Pero no estás, por mucho que me joda. Solo en mi recuerdo.




Texto inspirado en tí. :)